domingo, 9 de agosto de 2015

Exceso de normalidad

Hoy os traigo un artículo reciente de la escritora Rosa Montero en "El País": No hay nada más común que una rareza.

Y es que es cierto que lo raro abunda, y que lo normal, que la RAE define como lo "natural" en la primera acepción, no se corresponde con la realidad. No pude evitar apenas leer el artículo, recordar la entrevista a Pablo Pineda en el programa televisivo "Viajando con Chester" (Entrevista a Pablo Pineda). Sobre todo al conocer su participación en una ONG titulada Los excesos de lo normal y los defectos de la cordura. 

Tuve el placer de conocer a Pablo en la XIII jornada de Escuela Cultura de Paz, una organización que lucha por una educación sin conflictos en el aula de la que estoy deseando contar más detalles en la próxima entrada. Mi primera impresión al conocer a Pablo Pineda, es que era una persona de lo más normal. Una compañera y yo le pedimos que se hiciera una foto con nosotras, y el aceptó de buen gusto y, además, nos echó la bronca de forma amistosa por llevar un cigarro encendido siendo tan jóvenes.

En la entrevista de la que os he dejado el enlace en líneas anteriores, Pepa Bueno le pregunta sobre "la responsabilidad que tiene al haberse convertido en un icono por abrir tantas puertas teniendo una discapacidad intelectual". ¿Discapacidad intelectual? Una persona con tantos logros, una carrera universitaria, que como actor ha ganado una concha de plata, participa en programas de televisión y radio y nos da tantas lecciones de vida NO está discapacitado intelectualmente. Yo no he conseguido  ni una cuarta parte de lo que ha conseguido Pablo por sí mismo, por lo tanto...¿tengo una discapacidad mayor? Creo que a veces nos atrevemos a llamar a lo que se considera "raro" discapacidad. El síndrome de Down, independientemente de los datos aportados por médicos o psicólogos, no es una discapacidad. Pablo Pineda ha demostrado que no lo es y que ha sido capaz de todo lo que se ha propuesto y más. Incluso reduce el síndrome de Down a un cromosoma de más, ni menciona que sea una enfermedad ni una discapacidad. Lo consideramos fuera de lo normal, pero todos estamos fuera de lo normal, todos tenemos rarezas. Si nos situamos 30 minutos antes de que termine la entrevista escuchamos una de las frases lanzadas por Pablo a Pepa Bueno que se hizo viral en cuanto se emitió el programa: "tú tampoco eres Naomi Campbell".

Todos somos diferentes, no existen rarezas, no existe lo normal, y tampoco existen grados en el síndrome de Down. Lo único que sí es algo evidente es que existe un exceso de normalidad en la mentalidad de la sociedad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario