sábado, 8 de agosto de 2015

Las jarchas: lírica primitiva romance

Un positivista puro concluiría que hasta los siglos XV y XVI no hubo literatura romance en Castilla, pero según Menéndez Pidal eso sería reconocer nuestra incapacidad para recomponer los datos y que no hubo lírica anterior. Con el descubrimiento de las jarchas mozárabes se demostró que existía una larga tradición de literatura oral anónima no conservada. Esta posición era defendida por la teoría tradicionalista y del estado latente.

En el siglo XX, Samuel Miklos Stern, estudioso de los textos hebraicos, se fijó en unas composiciones de carácter lírico, culto y en verso denominados en un término romance: las “moaxajas”, que vienen del árabe muwaššaḥ.  Estaban compuestas en árabe y en hebreo. Al final de éstas se incluían unas cancioncillas de carácter popular en lengua romance aljamiada* a las que se le dio el nombre de jarchas. Es posible que muchas de las jarchas enncontradas no sean de tradición oral, sino que los autores intentaban imitarlas. El tema de estas cancioncillas eran las quejas y lamentos amorosos de una mujer. En 1952, Emilio García Gómez, descubre más de 40 moaxajas escritas en árabe clásico y que incluían jarchas.

Se supone que el creador de la moaxajas fue un poeta cordobés (durante el califato cordobés) conocido como el “poeta ciego el Cabra”, llamado Muqaddam Al-Qabrí.

*la literatura aljamiada fue un fenómeno característico de la población mudéjar, musulmanes que permanecieron en sus tierras cuando éstas fueron conquistadas por los cristianos. Vivían en zonas que tenían el árabe como lengua oficial o eran de raza y religión judía. Unos y otros aprendían a escribir en caracteres árabes y hebreos y fijaban por escrito las composiciones o documentos romances que deseaban conservar. A este fenómeno se le denominó aljamía.



                                                                               Manuscrito del Poema de Yúsuf, muestra de aljamía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario