viernes, 11 de septiembre de 2015

La importancia de conseguir tus sueños

Hoy una profesora ha intentado aprovecharse de mí. Aprovecharse de ser mi primer año, aprovecharse de mi error, aprovecharse de mi estado de ánimo y aprovecharse de mi situación. Me ha dicho que soy una incompetente, que no sirvo para lo que supone hacer mi carrera, escribir, que no llegaré a nada, que no sirvo para completar mi carrera.
Queridos leyentes, no respondí a ninguno de sus insultos (porque yo, los considero insultos). No podía hacerlo sin antes medir las palabras sino quería buscarme un problema mayor, ya que en una universidad el alumno es la última mierda y harán todo lo posible para obstaculizar su camino de formación. Pero ¿sabéis que le diría si volviera a estar en ese momento?
Que es una incompetente. El trabajo de un buen profesor no es machacar al alumno, romperle sus sueños, humillarlo. Su trabajo es enseñar, hacer aprender al alumno, y ninguno de sus alumnos ha aprendido nada. Hay personas que no están preparadas para ser docentes, no sirven para ello. A un alumno hay que motivarlo para que consiga sus sueños y vaya más allá. Hay que darle las herramientas para aprender, darle confianza en sí mismo y no lo que ella ha hecho.
Yo habré cometido el error de escribir dos párrafos en un folio de más, sí excedí el límite de folios, sí en dos párrafos de unas 6 líneas en total. Encarcelarme, soy lo peor,  cadena perpetua para mí. Ella cometió el error de dedicarse a algo para lo que no vale, se dedica a hacer una cosa en la vida mal. Mi intención no fue insistirle en que me recogiera el folio en discordia, fui a entregarle los 3 folios que ella estaba dispuesta a corregir. Pero ella aprovechó para estallar conmigo diciendo lo que ya he mencionado antes.
Si no tienes vocación para comprender al alumno, no seas profesora, no hagas que un alumno pierda el tiempo contigo.
Si no tienes vocación para corregir un examen, no seas profesora, pero aunque te pague el estado también tienes que hacer tu trabajo, no puedes controlar el trabajo que vas a tener que corregir, HAZ TU TRABAJO.
Si no tienes vocación para ser profesora no rompas los sueños de los alumnos, si los tuyos se rompieron guarda el rencor que tienes o ten el valor de conseguirlos, que a lo mejor, es lo que te hace falta.

A los que me leéis, por favor, no dejéis que nadie os machaque de esta forma. Ni un jefe, ni un profesor, ni vuestra pareja, ni la propia familia. Nadie. ¿Vale? Nadie tiene derecho a humillarte ni a decirte que no vales para algo. Los sueños están para cumplirlos y las personas que intentan impedirtelo es porque no pudieron cumplir los suyos, porque son unos cobardes.

Y termino así:

Es tan importante perseguir tus sueños y hacer lo que verdaderamente te gusta... tan importante para que los demás no tengan que encontrarse a trabajadores frustrados que no saben hacer su trabajo y lo pagan con los demás.

2 comentarios:

  1. Eso de que en la carrera el alumno es la última mierda, no estoy de acuerdo. O, al menos, en la mía no es así. También debo decir que cuando llegué por primera vez a la universidad, este es mi segundo año, me sorprendió muy gratamente la manera que tienen aquí de enseñar. Y no, no me he ido al extranjero. Aquí, al menos, el docente nunca te va a exigir más de lo que sabes, simplemente te va a aportar nuevos conocimientos y partir de tu potencial para que seas el mejor, o simplemente el adecuado. Aquí, hay un inconveniente, y es que el que no tiene interés en darlo todo (por decirlo de alguna manera) e ir a lo mínimo, al aprobado y ya, pues lo va a conseguir y, por ende, va a fardar de ello calificándonos a todos de idiotas (al fin y al cabo, si quien no tiene interés sin hacer prácticamente nada, aprueba, ya somos como él) en cambio, y a mi ver, si miras de aquí a un futuro, de qué sirve tener un título si no sabes cómo hacer lo que te piden (y en su día te enseñaron pero, por ir al mínimo, ignorastes).


    En fin. Es una pena, que aquí, en España, se valore más la cantidad de títulos que las habilidades que tenga uno mismo. Mucho ánimo en la carrera :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Isa. Desgraciadamente, en mi primer año de carrera he encontrado profesores que no merecen el más mínimo respeto, pues quién exige tal debe predicar con el ejemplo. Por un lado he encontrado profesores que han llevado a cabo métodos de enseñanza innovadores que me han enriquecido muchísimo, y otros que se han ceñido ha leer en voz alta su manual preferido y llevarse calentito su sueldo sin haber cumplido con sus obligaciones como profesor: que sus alumnos aprendan. Y en el peor de los casos, profesores que, además de no hacer su trabajo, perjudican al alumno, lo desmotivan y obstaculizan su formación. Y aunque muchos me lo critiquen, los alumnos si somos quién para cuestionar a los profesores. Esto lo he aprendido en la carrera, a poner en cuestión a los que intentan adoctrinarme. Por ello, a pesar de los títulos que posea un profesor, como alumna con intención de aprender, tengo el derecho de reclamar esa enseñanza que no me ha llegado.

      Eliminar